Otros

Liturgia+ tiene algunas características que conviene conocer:

Agrandar / disminuir el tamaño del texto

La aplicación dispone de las funcionalidades conocidas en inglés como pinch to zoom in / zoom out, o pinchar para acercar / alejar. Consiste en colocar dos dedos en cualquier parte donde se encuentre el texto y separarlos para aumentar el tamaño (zoom in) o para reducirlo (zoom out).

En la imagen se muestra en qué consiste (es un gesto que solemos usar por ejemplo cuando queremos ver fotos más grandes o más pequeñas). Aplicado aquí, si separamos hacia afuera el texto se irá poniendo más grande, y si los juntamos hacia adentro el texto se reducirá de tamaño.

Al hacer el gesto de la izquierda el texto se pondrá más grande, y al hacer el gesto de la derecha se pondrá más pequeño

El vídeo siguiente muestra un breve funcionamiento en la aplicación:

Ejemplo de Zoom In-Zoom Out
Ejemplo de Zoom In-Zoom Out

En el menú de Configuración podemos fijar un tamaño de texto por defecto para todas las pantallas. Allí se puede elegir entre varios tamaños.

Texto a Audio

En todas las pantallas donde veamos una flechita dentro de un círculo (en la parte superior, al lado del icono de Calendario) significa que ese texto puede ser reproducido en audio. En la imagen siguiente vemos la opción dentro de una pantalla cualquiera…

Opción Texto a Audio
Opción Texto a Audio

Sobre esta opción, ruego que lean lo siguiente y lo entiendan bien:

  1. Excepcionalidad: Esta opción fue elaborada básicamente para personas con problemas de visibilidad y que no tienen la posibilidad de rezar con otras personas. En ese sentido se ruega no abusar de ella. Si existe la posibilidad de acompañar a esas personas no videntes en la oración, conviene seguir haciéndolo. Cuando no sea posible, entonces queda esta opción como algo excepcional.
  2. No es para rezar mientras conduces: Hay un peligro en el que podrían caer quienes pasan muchas horas en la carretera, que sería hacer uso de esta opción para rezar mientras conducen. Como ya dije, la finalidad no es esa. La oración necesita que le dediquemos un tiempo exclusivo, que nos detengamos. Quienes hagan eso estarían relegando la oración a un segundo plano, con la consecuente crisis espiritual que vendría después. Eso no significa que otros elementos de la aplicación sí puedan ser usados mientras viajas solo. Por ejemplo, escuchar la vida del santo del día, repasar las homilías o comentarios al Evangelio del día, etc. La oración del Breviario, quienes tengan la obligación y/o la misión de hacerlo, sepan que es necesario dedicarle su tiempo a esa oración, esta opción no existe para rezar mientras viajo.
  3. El problema de que el audio no se detiene o no tiene pausa: Volvemos siempre al punto 1. Algunos han empezando a pedir que el audio se detenga, que el audio se pause, etc. La finalidad no es esa, como ya se explicó. El audio tiene una prioridad alta, para que no se detenga en el caso de que la pantalla entre en reposo, pues no tendría sentido que la oración se detenga cuando eso ocurra. La idea tampoco es que estés rezando, que llame tu tía, que detengas la oración, que hables media hora con tu tía y luego le des a continuar para seguir «rezando». Es un ejemplo como cualquier otro para advertir en ciertos peligros en los que podemos caer. La opción existe para que las personas no videntes o con problemas de visibilidad que no pueden ser acompañadas por otras personas, puedan rezar de continuo. Todos los demás usos que podamos darle son accesorios. En cualquier caso, para detener el audio sólo tienes que retroceder, es decir, volver a la pantalla anterior (hay dos forma de hacerlo, ver más abajo el apartado ¿Cómo se detiene la reproducción de audio una vez iniciada?, allí hay una imagen que lo explica). En cuanto a la pausa, quizá en un futuro la aplicación sea dotada de esa posibilidad. Por el momento hay otras mejoras que son más importantes.
  4. Lector de voz recomendado: Algunas personas me ha dicho que el lector de voz es demasiado mecánico. Eso no depende de la aplicación, la cual lo único que hace es tomar el texto y pasarlo a voz usando el lector de voz por defecto que tenga el dispositivo. Si tu dispositivo trae el lector de voz por defecto de Google o cualquier otro que suene demasiado mecánico, recomiendo que instales el reproductor AhoTTS, que es gratis y a mi juicio es el mejor reproductor de todos los que he probado hasta ahora pues tiene una voz muy bien lograda y el contenido ha sido optimizado para ese lector. Lo puedes instalar desde este enlace de Google Play Store. Para que funcione, una vez instalado, debes colocarlo como lector de voz por defecto en la configuración del dispositivo (si no sabes cómo hacerlo, pregunta a alguien de tu entorno que sepa). (*)
  5. ¡La lectura va demasiado rápida!: Eso tampoco depende de la aplicación, sino del dispositivo. En la configuración del mismo tienes que buscar dónde se gradúa la velocidad de voz y ponerla al ritmo que quieras. Si no sabes buscar esa opción, que varía entre un dispositivo y otro, pregunta a alguien que sepa.
  6. No esperes más de esta opción: Como ya se dijo antes, esta opción debe tener un uso excepcional. Algunos han puntuado malísimo la aplicación solamente porque esta opción no tiene tal o cual cosa. No pretendamos una aplicación que haga todo por nosotros, ese no es el objetivo (la oración es un «trabajo» y la aplicación existe para ayudarte a realizarlo, no para hacer el trabajo por ti).
  7. Cuidado con la flechita: Por favor, no toques la flechita en la Misa o en las celebraciones comunitarias. Por costumbre, apaga el teléfono en las celebraciones comunitarias, usa los libros para los textos donde debes responder y no te lo sabes de memoria (salmodia por ejemplo). Pero no estés pegado todo el rato a la pantalla o al libro. Hay que escuchar, hoy día mucha gente no escucha en las asambleas, pendientes del libro (y ahora del teléfono). Este es un mal hábito que los padres deben corregir y también los sacerdotes o quienes presiden las asambleas o son catequistas.

¿Cómo se detiene la reproducción de audio una vez iniciada?

En la aplicación la reproducción de audio está programada para no detenerse en situaciones habituales como: que la pantalla entre en reposo, que la pantalla se apague, que se cierre la tapa del dispositivo, que la aplicación pase a un segundo plano.

Esta opción tiene un nivel de preferencia superior precisamente para que no sea interrumpida.

Para detener el audio no hay que desinstalar la aplicación o reiniciar el dispositivo. Simplemente hay que pulsar en la flecha de retroceso que se encuentra en la parte superior izquierda de la pantalla

Cómo detener la reproducción de Audio en la Aplicación Liturgia+ para Android
Cómo detener la reproducción de audio

Otra forma de detener el audio es pulsando en el botón de retroceso habitual del dispositivo, que se encuentra generalmente en la parte inferior derecha del mismo (el que usamos habitualmente para retroceder).

El audio también se detiene cerrando la aplicación, buscándola entre todas las aplicaciones abiertas en segundo plano.

Si el audio no se detiene de ninguna de las maneras indicadas aquí, entonces puede que su dispositivo use un sintetizador de voz demasiado obsoleto (en ese caso recomiendo que instale la aplicación Aho TTS) o puede deberse a otras configuraciones propias del dispositivo que escapan a nuestro control. Lo puedes consultar con alguien de tu entorno con mayores conocimientos de dispositivos móviles para lograr una configuración adecuada. En caso de que no puedas controlar la reproducción de voz sugiero que la dejes desactivada.


TODO: (*)
Permitir desde la aplicación elegir qué sintetizador de voz usar.
Crear una opción para no mostrar la reproducción de voz.
Crear una opción de Pausa de la reproducción de voz.